domingo, 15 de abril de 1984

José Juan Podestá mas conocido como "Pepe Podesta"

En sus "Memorias", José "Pepe" Podestá recuerda su primera estadía en la ciudad de La Plata, al manifestar:

"Estando en Luján, una comisión de fiestas nos contrató para trabajar en La Plata el 15 de abril de 1884. Hubo grandes festejos porque se realizaba la trasladación de los poderes públicos provinciales a la nueva ciudad. Como la concurrencia era enorme y los hoteles y pensiones, escasos y reducidos, no daban abasto, tuve que hospedarme en un banco de plaza", a los que agrega "di vuelta el traje de Pepino y me lo puse para resguardo de la ropa particular y después de encender un buen fuego para templar el aire, que era bastante frío esa noche, tuve el honor de ser el primer "atorrante de la moderna ciudad".

En 1885 se instala en La Plata adquiriendo en compra el Pabellón Argentino "un circo con cuatro cabriadas de madera, cubierto de lona que estaba ubicado en la esquina de las calles 7 y 56, donde debutan el 11 de enero".

La carpa de los Podestá no puede permanecer demasiados días enclavaba en la ciudad y vuelve a salir de gira, hasta que en 1887, intenta nuevamente radicarse en La Plata con la compra del Politeama 25 de Mayo, un circo-teatro ubicado en la esquina de 51 y 10.

Después de eso llegaría el Gran Teatro de los Podestá: El Politeama Olimpo de La Plata.

Historia de "Pepino el 88" :

Hijo de los genoveses Pedro Podestá y María Teresa Torterolo, que llegaron a Montevideo a mediados del siglo XIX donde se conocieron y se casaron.

Al poco tiempo se establecen en Buenos Aires y nacen Luis y Jerónimo. Tienen un almacén en el barrio de San Telmo y no les va mal pero ante el rumor que hacen correr los Rosistas de que si el general Urquiza llegara a entrar a Buenos Aires lo primero que haría es degollar a todos los gringos, retornan a Montevideo. Allí nacen siete hijos más, uno de ellos Pepe, el 6 de Octubre de 1858, quien a los 15 años comienza a estudiar música en la Escuela de la Banda Municipal de Montevideo y ya por esa época, instala con sus hermanos un circo de barrio, en un galpón ubicado en las calles Isla de Flores y Convención de Montevideo.

Desde 1873 los Podestá no pararon de ofrecer creaciones en giras circenses por ambas márgenes del Río de La Plata. Después de mucho transitar los caminos de tierra con sus carretones, ofreciendo su arte de trapecistas, malabaristas, forzudos y payasos, por las poblaciones del interior de Argentina y Uruguay, los Podestá actúan en el Circo Humberto Primo de Buenos Aires (situado en la esquina de las calles Moreno y Ceballos, en parte del predio que hoy ocupa el Departamento de la Policía Federal). Pepe con dos de sus hermanos compone un terceto audaz que figura en los programas como "Los cóndores del trapecio". Como producto de esas giras y bajo una carpa en el sur de la provincia de Buenos Aires. surge en 1883 el personaje del célebre payaso que hablaba cocoliche: "Pepino el 88"; una interpretación que comenzará a dar fama de Pepe Podestá.

Los Podestá, llegaron a recibir un premio en el Teatro Colón, en un espectáculo a beneficio de los huérfanos de los batallones de Mitre. Allí fueron aplaudidos por la poderosa burguesía porteña y por los representantes del poder político.

Un aporte cultural de esta familia de artistas, fue que con ellos se difundió el hoy tradicional baile del "Pericón" en reemplazo del folklórico Gato. Se divulgaron gran cantidad de danzas y el tema gauchesco. Ellos lograron hacer conocer ritmos musicales tradicionales a lo largo y ancho del territorio argentino rescatando a muchos de ellos del olvido.

Otro personaje de Pepe Podestá que supo tener gran relevancia fue "Juan Moreira", que representaba la historia del gaucho perseguido por la ley. Fue el primer drama hablado que marcó el surgimiento del teatro nacional rioplatense. Pepe Podestá representó este drama criollo con aperos, guitarreros, cantores y bailarines, un 10 de abril de 1881 en la ciudad de Chivilcoy (Provincia de Buenos Aires).


Historia del Teatro Municipal Coliseo Podestá

Nombre original: "Teatro Politeama Olimpo"
Dirección: Calle 10 Nº 733 (entre 46 y 47)
Localidad: La Plata (Pcia. de Buenos Aires)

En la noche del 19 de noviembre de 1886 se inaugura en la ciudad de La Plata, el primer teatro de magnitud apto para las grandes veladas líricas: el Teatro Politeama Olimpo. En la función de gala (a la cual asiste el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires Dr. Carlos D' Amico), se presenta la ópera "El Barbero de Sevilla", de Gioacchino Rossini, con el célebre tenor Roberto Stagno junto a la soprano Gemma Belinccioni.

La idea del proyecto del teatro se le atribuye al arquitecto uruguayo Carlos Zenhdorf, quien lo materializa casi en su totalidad con elementos argentinos. La construcción se lleva adelante con un costo total de 150 mil pesos por encargo de sus propietarios, la Sociedad Vicente Jordán y Cía.
En 1887, la compañía circense Scotti-Podestá compra el inmueble en remate público. Según datos de la época, el primitivo edificio sufrió varias transformaciones para funcionar como Teatro-Circo.

Poco después y como no era negocio rentable, José Juan Podestá, que para entonces tenía 29 años de edad y se lo conocìa como Pepe Podesta, mediante una hipoteca, abona la parte proporcional a sus hermanos y de queda como único dueño. Para amortizar esa deuda trabajó en circos que ambulaban por la provincia con su famoso personaje "Pepino el 88" hasta que formó su propia compañía en la que participaron muchos de sus familiares, convirtiéndose en el pionero del teatro rioplatense.

El edificio ocupaba un cuarto de manzana dividido en tres cuerpos; la casa del Director, hoy Museo, la Administración y la entrada con su soberbio vestíbulo que sobresalía del resto.

Una enorme arcada ubicada a la izquierda del mismo comunicaba con el gran café "El Olimpo" que se extendía hasta la calle 47, en cuya construcción se valorizaban la solidez, la elegancia y la luz.

En el primer piso funcionaba el hotel destinado a albergar a las compañías teatrales que provenían del exterior o de Buenos Aires. En la planta baja de la sala, una serie de graderías de madera en forma de herradura rodeaban a la pista o picadero cuyo diámetro era de 21,60 metros.

El sistema de suelo movible y su adaptación a teatro o circo fue considerado una verdadera innovación no solamente aquí sino en Europa; y la entrada de los artistas y animales hacia el picadero era por los costados del escenario. Actualmente ese lugar es el que ocupan los primeros palcos.

En 1920 el Politeama Olimpo cambia de nombre. Pepe Podestá lo bautiza "Coliseo Podestá" en honor a su padre.

El Coliseo Podestá posee una sala con una acústica perfecta donde se ofrecieron importantes espectáculos de diversos géneros, además permitió poner en escena óperas antes de ser estrenadas en Buenos Aires.

Los años 20' marcaron toda una época para el teatro, en esa década se realizaron bailes de carnaval y primavera donde el piso de la sala mostró su moderna y sofisticada tecnología: por medio de seis gatos o criques accionados manualmente se nivelaba a la altura del escenario. Por supuesto se eliminaban las butacas, se instalaban mesas y sillas, quedaba libre una gran pista de baile y la Orquesta se ubicaba en la Fosa o en el escenario. Por las tablas del Coliseo Podestá desfilaron destacadísimas figuras como Remete Lacconi, Margarita Xirgu, Maríam Anderson, Arthur Rubinstein, Lola Membrives, etc.

Desde 1896 hasta la década del 40 estuvo administrado por la Familia Podestá. Con posterioridad a la muerte de Pepe Podestá, se hizo cargo del edificio la empresa A.I.A. que incorpora una cabina cinematográfica. A partir de allí el edificio no recibe ningún tipo de mantenimiento.

En 1981 la Municipalidad de La Plata adquiere el inmueble, quedando cerrado hasta mayo de 1983, fecha en que se inician las obras tendientes a su puesta en valor. Se produce la reapertura del Teatro Coliseo Podestá en octubre de 1983, con el objeto de que los habitantes de la ciudad comprobaran su real estado y verificaran la necesidad de su reparación.

El 19 de noviembre de 1986, es decir, al cumplirse el centenario del Teatro, la sala y el foyer de la planta baja y del primer piso se encontraban luciendo plenamente después de los trabajos realizados.

Arquitectura:

El Coliseo Podestá responde a la tipología de Teatro a la italiana en forma de herradura, propia del siglo XIX. Se accede al mismo por el Foyer o Hall, luego se pasa a la sala que contiene tres órdenes de palcos superpuestos, que se denominan palcos y bandejas, tertulia y paraíso. La puesta en valor implicó el retapizado de las butacas de platea, tratar con dorado a la hoja las valiosas imágenes y motivos que decoran los frisos y ornamentos de los frentes de los palcos y columnas, y el reciclaje de las gradas en ambos niveles superiores.

Fuente: http://www.living-movie.com.ar/teatros/los_podesta.htm