domingo, 30 de enero de 2000

Natalia Oreiro: La Sirenita



 







 Ser chica de tapa a los 22 

Cuando fue tapa de ROLLING STONE, en enero de 2000, Natalia Oreiro tenía apenas 22 años. El canal E! Entertainment Television la había elegido Personaje del Año en América latina. Venía de protagonizar Muñeca Brava en la pantalla de Telefe, que sería vista en 23 países (incluyendo los Estados Unidos, Rusia, Grecia, Chipre y Bosnia). 

Había sido nominada al Martín Fierro como Mejor Actriz Dramática por su personaje de la Cholito, esa huérfana futbolista y sensual que seducía a Facundo Arana, antecesora de la Monito, la heroína de box que hoy va y viene con el empresario Martín Quesada (de nuevo Arana) en Sos mi vida. La pequeña gran Nati Oreiro se había encargado de la cortina musical de Muñeca brava y preparaba su segundo disco, el hitero Tu veneno, que editaría ese mismo año. 

Frente a RS contaba que había ido a ver el último recital de los Redondos, que a los 14 se había escapado a Chile a ver a los Ramones, que Janis Joplin era su "ídola máxima"… Natalia le decía al periodista Pedro B. Rey que si no fuera actriz, sería rockera. Y no se achicaba al momento de buscar referentes: "Como Pappo, pero en mujer". Aunque aclaraba: "Yo hago pop, y me gusta el pop. Me hago cargo de lo que soy. No puedo hacer una carrera televisiva y de repente hacer un disco de rock & roll. Porque la compañía no me lo va a permitir y porque además nadie me lo va a comprar", admitía. 

Pese a eso, el disco al menos tendría algunos invitados provenientes del universo rockero. Entre ellos, Andrés Calamaro, que le compuso el tema "Qué pena me das". Nati ya tenía experiencia en el mundillo: se había cruzado en un breve romance con el Caballero de la Quema Iván Noble; había rechazado una oferta para ser VJ de MTV y su novio, Pablo Echarri, era el dueño del bar El Quinto Stone, uno de los escenarios de la nota con ROLLING STONE. 

Todavía estaba lejos la relación con Ricardo Mollo, el frontman de Divididos, que recién a mediados de 2001 se oficializó y en enero de 2002 se convirtió en matrimonio. Pero Natalia, queda claro, ya sabía que estaba en una carrera contrarreloj: "Las oportunidades se te dan y vos sabés elegirlas o no. Yo sé que, a la larga, voy a llegar adonde quiero". 

 J. S.

viernes, 14 de enero de 2000

El casi monólogo de un conserje juerguista, cansado de derrotas

El maestro Carlos Gandolfo dirige a Lito Cruz y Oscar Núñez en “Hughie”, una obra apenas conocida del Premio Nobel de Literatura Eugene O’Neill.

Por Cecilia Hopkins

El personaje de Lito Cruz le habla obsesivamente al de Oscar Núñez sobre“Hughie”, su colega fallecido.
La obra del norteamericano Eugene O’Neill (Premio Nobel en 1936 y ganador de cuatro Pulitzer) tuvo su momento de apogeo en Buenos Aires durante los años 30, cuando el movimiento de teatro independiente se propuso modernizar la escena nacional introduciendo un repertorio por entonces novedoso, también a nivel internacional (en el Teatro del Pueblo, por ejemplo, se estrenaron varias de sus piezas). 

La clave de su aceptación se encontraría en los temas y ambientes que O’Neill elegía para sus obras, afines al gusto local de entonces. Incluso, hay investigadores que trazan ciertas analogías entre el autor neoyorkino y Armando Discépolo, analizando dos obras paradigmáticas de ambos autores. Tanto en El mono velludo, escrita por O’Neill en 1922, como en Mateo, escrita por el hermano de Enrique Santos, en 1923, aparece el mismo destino de frustración en sus protagonistas. Además, la obra de ambos se caracteriza por desarrollar una temática social que se concentra en la problemática de los inmigrantes, la miseria y la pobreza del hombre de la gran ciudad. 

Dentro de la vasta e importante obra de O’Neill, con clásicos como Viaje de un largo día hacia la noche o El deseo bajo los olmos, la pieza breve que acaba de estrenarse con la dirección de Carlos Gandolfo en Andamio 90 es una especie de perla menor. Vertido en un tono porteño y coloquial (palabras como chupi, bocho, curda o casorio reemplazan la jerga urbana del original), ya desde los avisos que emite una vieja radio se comprende que la acción ha sido transportada de Nueva York al Buenos Aires de fines de los 30. 

Así es como el paisaje de Broadway tan presente en el original, cede paso a los cabarets de poca categoría y otros tugurios donde menudean las apuestas hasta la madrugada. La idea es sencilla: cansado y abatido luego de una noche de poca suerte, Eric (interpretado por Lito Cruz) vuelve al hotel donde se aloja y traba una larga conversación (prácticamente un monólogo) con el viejo portero nocturno (Oscar Núñez) que lo escucha esbozando apenas algún comentario. 

Los dichos del protagonista se concentran en el recuerdo de Hughie (aquí, Hugui), el conserje anterior fallecido recientemente y tratará de contagiar su pasión por el azar y las apuestas –un sucedáneo de la vida misma– a su interlocutor.Lito Cruz encara el extenso discurso con el oficio que se le conoce, ajustando las pausas que le impone el ir y venir de los recuerdos de su personaje. 

En un tono tal vez demasiado desleído llegan las reflexiones que el conserje murmura para sí mismo, delatando la frustración y violencia que esconde tras la mansedumbre que aparenta. Salvando los escasos momentos de humor, el conjunto mantiene una homegeneidad tal que la acción no tarda en volverse repetitiva. Con todo, es una de las escasas propuestas de teatro en serio durante la por demás calurosa primera quincena de 2000.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/2000/00-01/00-01-14/pag28.htm

sábado, 8 de enero de 2000

Dolina presenta su opereta en La Plata

8 de Diciembre de 2000

El próximo viernes 9 y sábado de 10 de diciembre Alejandro Dolina presentará su opereta "Lo que me costó el amor de Laura" en la sala lírica Alberto Ginastera del Teatro Argentino de nuestra ciudad.

Las entradas ya están en venta en la boletería del complejo ubicado en 51 entre 9 y 10 a 5, 10, 15, 20 y 25 pesos, de martes a domingos de 10 a 19.

Además del propio Dolina en el papel de Manuel actúan Julia Zenko, Guillermo Fernández, Karina Borlegui, José Angel Trelles, Los Huanca Huá, Marían Farías Gómez, Marcelo San Juan, Quique Pesoa, Gabriel Rolón, Roberto Fiore, Daniel Mactas, entre otros y 40 músicos en escena.

Fuente: http://www.eldia.com.ar/ediciones/20001208/espectaculos9.html

martes, 4 de enero de 2000

El Altillo lleva su teatro a Necochea

4 de Enero de 2000

El taller de Teatro El Altillo del Club Banco Provincia, fue seleccionado por la dirección de Cultura de Necochea para participar del próximo festival nacional de Teatro Infantil que se llevará a cabo en esa ciudad.

Por eso presentará en el festival la obra "La Historia de Cachuso Rantifuso" (opereta musical) cuyos autores son Piero y Alejandro Mayor, adaptación libre y dirección de César Palumbo, y las actuaciones del grupo de Teatro del Club Banco Provincia integrado por Malena Cadelli, Marilina Mazzante, Natalia Araujo, Mimi Torreta, Patricia Antonini y César Palumbo.

Las actuaciones del grupo platense en Necochea se realizarán del 10 al 17 de enero.

Fuente: http://www.eldia.com.ar/ediciones/20000104/espectaculos10.html

domingo, 2 de enero de 2000

Festiva bienvenida al nuevo milenio

2 de Enero de 2000

El mundo entero participó de una gran celebración * Las principales capitales fueron escenarios de brillantes fiestas populares * La Plata estalló en fuegos artificiales * Y vivió con intensidad el tradicional rito de la quema de muñecos * Miles de platenses salieron a festejar a las calles * Y lo mismo ocurrió en el resto del país, desde Jujuy hasta Tierra del Fuego * Hubo una gran algarabía y todo el mundo brindó emocionado * En Ushuaia se hizo el espectáculo más importante del país, proyectado por TV al resto del mundo * Ahí estuvo De la Rúa * Al final, la temida falla informática no provocó perjuicios, al menos hasta ahora * En los bancos y las empresas de servicios aseguran que todo está bajo control * Tampoco se cumplieron las amenazas de atentados en Estados Unidos * El ingreso al nuevo siglo fue ordenado y sin sobresaltos * En La Plata, la euforia no se tradujo en descontrol * Y esa fue la nota característica en casi todo el país * Hasta se registró una baja en el número de lesionados por pirotecnia * Para el inicio del 2000, en definitiva, el mundo vivió la fiesta más grande de la historia * Y los peores pronósticos no se cumplieron.

Fuente: http://www.eldia.com.ar/ediciones/20000102/titular0.html