martes, 30 de diciembre de 2003

Resumen Teatro en La Plata 2003


Domingo - 00:00 hs (1)
Esperando la carroza
Grupo  "El Teatrito" "Esperando la carroza", es sin duda una mordaz, aguda y comiquísima descripción de la clase media universal en estos tiempos egoístas. El público se reconoce en sus personajes y como se reconoce en ellos, los entiende, los ...
Domingo - 20:00 hs (3)
El Hacha
"Un suéter con una guarda de renos que corre de izquierda a derecha. En la unión, debajo de la axila, se unen el cuarto trasero del primero de la fila con la cabeza del último, formando un monstruo, una bestia bípeda que amenaza con devorarse a quien lo lleva puesto..."
Password
Se trata de una comedia moderna, ágil y risueña.
Rápido Nocturno
En la casilla de un guadabarrera. Un sábado a la noche en los años 40 al costado de la vía en algún lugar del gran Buenos Aires. Llegan por ráfagas desde un Club cercano y por altoparlante, las canciones de "Enrique Rodríguez y su Orquesta de Todos los Ritmos" ...
Domingo - 20:30 hs (1)
Experimento Nietzsche
Inspirada en textos de Friederich Nietzsche y "El lobo estepario"de Hermann Hesse.  
Miércoles - 20:00 hs (1)
El Despojamiento
TALLER DE TEATRO EL ALTILLO Esta obra, escrita en 1974, pero estrenada en Francia en el año 1985, " habla de un mundo teatral inventado por la autora a imagen y semejanza del nuestro y sin embargo distinto". La Gambaro pone su acento en la discriminación hacia la mujer, ...
Jueves - 20:00 hs (1)
La adaneva
En una casa del tercer mundo, en el último milenio, viven dos hermanos que han sido abandonados. El hermano menor ha inventado una máquina para tener hijos. Descubrió que en la linfa pueden rastrearse restos de células perdidas, y que con ellas pueden crearse seres. Ella tiene un plan. Un contacto en ...
Jueves - 21:30 hs (1)
Perras
Dos hombres con sus mascotas se encuentran en un parque. Uno es viudo y el otro, separado. A partir de sus vínculos con sus perras aparece su relación con las mujeres: amor, violencia y rutina. Sus pasados y presentes se van escenificando y estos animales imaginarios adquieren una personalidad ...
Viernes - 21:00 hs (1)
Password
Se trata de una comedia moderna, ágil y risueña.
Viernes - 21:30 hs (1)
Alfredito
Obra sobre la intensa persistencia de la identidad que no puede venderse ni regalarse. Obra ganadora del Concurso de la Comedia Municipal 2002. Seleccionada por la Comedia Provincial 2002. Seleccionada para el encuentro teatral organizado por la Comisión por la Memoria 2002.
Viernes - 22:30 hs (1)
Fatum
Laura, la protagonista, comenzará relatando su dramática y estremecedora experiencia cómo huesped de cinco extrañas mujeres, que poco a poco irán revelando una oscura realidad, ingresando en un mundo paralelo, desconocido, inspirado por la autora en la mitología celta.
Sábado - 20:30 hs (2)
El Conventillo de la Paloma
QUINTO AÑO DE EXITO El Conventillo de la Paloma La obra cumbre del teatro nacional y la más representativa en su género: El Sainete. Dotada de una comicidad inigualable y resuelta en un pintoresco patio de conventillo nos divierte y emociona con sus típicos personajes: ...
El señor que nos viene a ayudar
Sábado - 21:00 hs (2)
Password
Se trata de una comedia moderna, ágil y risueña.
Una vez teníamos la palabra
Hay una historia reciente vivida por todos los argentinos que parece haberse superado. Es una mentira. Hay personas que no pueden superar el dolor producido porque no encontraron justicia, ni paz. Ya no hay escapatoria para ellos, la memoria se volvió una máquina infernal que los lleva a lo peor de ...

miércoles, 24 de diciembre de 2003

Revista de Teatro/CELCIT Nº 24

REVISTA TEATRO CELCIT | 24 | DESCARGAR |

Revista de teatrología, técnicas y reflexión sobre la práctica teatral iberoamericana
Editada por el Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral, CELCIT
SEGUNDA ÉPOCA / AÑO 14 / NÚMERO 24 / 2003


La casa de los orígenes y del retorno
Eugenio Barba

Los intelectuales y el teatro de hoy
Alfonso Sastre

Argentina. Escribirás con dolor
Adriana Genta

Argentina. El director frente al espacio escénico
Alejandro Robino

Argentina. El entrenamiento del actor en el ámbito universitario
Martín Rosso - Gabriela Pérez Cubas

Argentina. Dramaturgia creativa: ¿gramática de lo imposible?
Luis Sáez

Argentina. Las máquinas poéticas
Daniel Veronese

Costa Rica. Maldición eterna a los actores
Ana Istarú

España. Teatro y verdad
Juan Mayorga

España. El difícil equilibrio
Gracia Morales

España. El ágrafo
Domingo Ortega

Perú. Persistencia de la memoria
Miguel Rubio

Puerto Rico. La dramaturgia para la cámara o el exilio del dramaturgo
José Luis Ramos Escobar

Uruguay. Carta a un joven dramaturgo
Raquel Diana

Uruguay. Ser o no ser rioplatenses
Ana Magnabosco

Venezuela. Diario de un dramaturgo. Junio 2003
Néstor Caballero

Venezuela. Reportaje anónimo
Juan Carlos De Petre

Argentina. 3º Festival de Teatro Experimental Internacional Víctor García
Julio Cejas

Argentina. Entrevista a Hernán Gené: "No me fui de Buenos Aires, me fui quedando en Madrid"
Olga Cosentino

Entrevista a Rubén Szchumacher: "Extinción, de Madrid a Buenos Aires"
Lola Proaño

Bolivia. El Festival de Santa Cruz de la Sierra no fue un festival más
Jorge Hacker

Brasil. Uma noite de "Pret-a-porter"
Sebastiao Milaré

Chile. Entrevista a Juan Radrigán: Consecuencia de una dramaturgia
Eduardo Guerrero

Chile. El golpe de estado chileno como tema teatral
Pedro Labra

Colombia. El teatro en Colombia después de 1940
Carlos José Reyes

Cuba. Entrevista a Vivian Acosta: Médium del teatro
Rosa Ileana Boudet

México. Promediando
Bruno Bert

Uruguay. Lenguajes de recambio
Mariana Percovich

Uruguay. Florencio Sánchez: los límites de una vigencia
Ricardo Prieto

Argentina. El sistema de ideas del nacionalismo en los ensayos y el teatro de Ricardo Rojas
Jorge Dubatti

Argentina. La narración oral escénica: entre la palabra y el silencio
Beatriz Trastoy

México. Con-textos
Jaime Chabaud

Uruguay. Trinidad ladrón de Guevara
Ariel Mastandrea

Revista Teatro/CELCIT edición online. ISSN 1851- 023X
Fuente: http://www.celcit.org.ar/publicaciones/rtc_sum.php?cod=18

martes, 23 de diciembre de 2003

Revista de Teatro/CELCIT Nº 23

REVISTA TEATRO CELCIT|23| DESCARGA |

Revista de teatrología, técnicas y reflexión sobre la práctica teatral iberoamericana
Editada por el Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral, CELCIT
SEGUNDA ÉPOCA / AÑO 13 / NÚMERO 23 / 2003

La crítica en tela de jucio: ¿quién necesita al crítico?
Josette Féral

Cuerpo entero, llanto general
Magaly Muguercia

Argentina. Teatro y crisis
Eduardo Rovner

Chile. Proyecto transatlántico: dramaturgia chilena en Europa
Juan Claudio Burgos

Chile. Los principios de la fe
Benjamín Galemiri

Costa Rica. Ser dramaturgo en Costa Rica
Ana Istarú

España. Otros ámbitos, otros espectadores
Ignacio Amestoy

España. Sobre el público
Ernesto Caballero

España. Experiencia
Juan Mayorga

España. Monólogos
Rodolf Sirera

Perú. El Santiago de Yuyachkani: fiesta y teatro
Miguel Rubio

Puerto Rico. El inexorable contrapeso de la identidad nacional en el teatro puertorriqueño
José Luis Ramos Escobar

Puerto Rico. De dramaturgo a dramaturgo: carta póstuma a Manuel Méndez Ballester
Roberto Ramos-Perea

Uruguay. Tribulaciones rurales sobre la función del teatro
Raquel Diana

Uruguay. ¿Nueva dramaturgia?
Ricardo Prieto

Venezuela. Diario de un dramaturgo
Néstor Caballero

Venezuela. Vivo en el teatro
Juan Carlos De Petre

Alemania. El orgullo perdido de Argentina
Julieta Figueroa

Alemania. Imágenes engañosas
Almuth Fricke

Argentina. Entrevista con Eduardo Pavlovsky: "Volumnia": La reescritura de "Coriolano"
Jorge Dubatti

Argentina. Crónica del foro de dramaturgos en el Cervantes
Eva Halac

Argentina. Córdoba: Festival en tiempos de crísis
Hedda Kage

Cuba. Vicente Revuelta: el descubridor
Rosa Ileana Boudet

Cuba. Andaduras difíciles para un zapato sucio
Vivian Martínez Tabares

España. FIT de Cádiz: con Alberti en el recuerdo
Nel Diago

Italia. Identidad de distancia Entrevista a Carlos María Alsina
Fernanda Hrelia

México. De memoria
Bruno Bert

Uruguay. La comedia nacional, arriba
Jorge Pignataro Calero

Artaud y Latinoamérica
Marita Foix

Argentina. Unidad y diversidad de poéticas en el "teatro vanguardista" de Eduardo Pavlovsky
Jorge Dubatti

Argentina. Monólogos políticos: continuidad y cambio en la escena argentina de los 80 y 90
Beatriz Trastoy

Colombia. El teatro de la violencia
Carlos José Reyes

España. Condición y características del exilio teatral español
Juan Antonio Hormigón

Venezuela. El poder de la herencia, la herencia del poder: una trilogía dramática de Isaac Chocrón
George Woodyard

Revista Teatro/CELCIT edición online. ISSN 1851- 023X

Fuente: http://www.celcit.org.ar/publicaciones/rtc.phpJustificar a ambos lados

sábado, 20 de diciembre de 2003

Agenda La Plata: Teatro

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2003/12/20/pdf/21-c.pdf

jueves, 18 de diciembre de 2003

La vida después del éxito

Premios Podestá

Elsa Daniel y María Duval fueron distinguidas por sus trayectorias

María Duval en "Besos perdidos" (1945). Foto: Archivo

María Duval y Elsa Daniel transitaron rutilantemente por la pantalla argentina en las décadas del cuarenta y del cincuenta. Ambas fueron las ingenuas de comedias blancas y las tensas protagonistas de dramas profundos, cosecharon lauros y ascendieron hasta la cúspide del éxito popular. Pero no sólo esto asocia a las dos actrices ya que ambas, y en la plenitud de sus medios expresivos, decidieron dejar sus aplaudidas carreras y desaparecer de la notoriedad.

Elsa Daniel

Las dos, también, mantuvieron a distancia al periodismo y, en los últimos tiempos, sólo reaparecieron en algunos actos que reunían a aquellas entrañables figuras de la pantalla nacional.

Sus nombres, sin embargo, siempre estuvieron presentes en la memoria colectiva y de sus colegas de la Asociación Argentina de Actores quienes, en una cálida y reciente ceremonia, las distinguieron con el Premio Podestá a la Trayectoria Honoraria.

Tanto María Duval como Elsa Daniel procuran todavía hoy poner distancia entre ellas y los cronistas que desean lograr alguna entrevista. "Nosotras -dicen breve e incansablemente- ya no somos noticia", y con simpática firmeza eluden preguntas y esquivan a los fotógrafos. Sin embargo las dos pudieron ser unidas por LA NACION y, en diálogos que prometían brevedad por parte del cronista, se convirtieron en una larga y nostálgica charla por gentileza de las actrices que retornaron con cierta melancolía a un pasado de esplendor en la que ambas fueron rutilantes estrellas.

"Ser galardonada por la Asociación Argentina de Actores -dice María Duval- es para mí una emoción enorme. Y como ese premio se da a la trayectoria, la felicidad se multiplica y se acrecienta en una etapa de mi vida en que el mundo del espectáculo me parece tan lejano y tan bien guardado en el arcón de mis momentos más felices."

"No esperaba esta distinción -apunta Elsa Daniel-, ya que mi presente está muy alejado de aquellos años de actriz, de aquellos momentos en que todo era regocijo y felicidad... Que los actores todavía recuerden mi existencia ya es un sobrado premio.

-¿Qué motivo las impulsó a dejar sus carreras artísticas en pleno éxito?

María : -En mi caso yo dejé de actuar cuando me casé, hace ya treinta y tres años. La decisión me la impuse y no me la impuso mi marido... Necesitaba dedicarme a mi hogar y la actuación gasta muchas horas que yo puse a disposición de mi esposo, de mi casa y, después, al cuidado de mis hijos. No me arrepiento de haber dejado la carrera, y mucho menos si pienso en que la vida me premió con la enorme felicidad que logré hasta hoy.

Elsa : -Por mi parte, yo quise retirarme cuando el éxito todavía me sonreía y no esperar a que el tiempo me marcase con el olvido. No sé si hice bien o mal, pero ya no vale el arrepentimiento. Lo que ahora estoy viviendo a través de este premio Podestá y del recuerdo de mucha gente que todavía me conoce y reconoce mi trayectoria es lo que tengo en la actualidad. A ello debo sumarle el amor de mi hija Roberta, y con todo ello me acerco mucho a la felicidad.

"La memoria -dice María cuando decide repasar sus inicios en el cine- me lleva a mi adolescencia, cuando deseaba ser actriz de teatro y recitadora. Sin embargo, estos planes cambiaron cuando el crítico de cine Chas de Cruz convocó a un concurso para nuevas figuras que intervendrían en el film "Canción de cuna", de Gregorio Martínez Sierra. Corría el año 1941, me presenté, salí elegida, y "Canción de cuna" se convirtió en mi primera película. Mi emoción no tuvo límites cuando Catalina Bárcena, una de las grandes actrices de la época, me felicitó por mi trabajo... Desde aquel primer paso en el cine protagonicé veintiuna películas... Recuerdo que me llamaban la Diana Durbin argentina y hasta me comparaban con Mary Pickford por encarnar a jóvenes huerfanitas. ¡Qué tiempos inolvidables!"

"A principios de la década del cincuenta -rememora Elsa- fui elegida Miss Sonrisa y con este título y la gran ayuda del empresario Salvador Salías me transformé en una de las ingenuas que poblaban la pantalla nacional. Todo fue muy rápido y sorpresivo y desde "El abuelo", mi primera película, me dediqué a filmar esos temas tan de moda en el cine de aquellos años."

-¿Qué preponderancia tuvo su encuentro con Leopoldo Torre Nilsson?

-Una preponderancia total. En 1956 me convocó para el papel central de "Graciela", al que siguieron "La casa del ángel", "La caída", "La mano en la trampa". Con estas películas recorrimos el mundo, participamos en festivales y se fue edificando una nueva cinematografía nacional muy distinta a la ya instalada en el gusto del público.

-¿Es verdad que muchos periodistas europeos la comparaban con Ingrid Bergman?

-Exageración periodística -una tímida sonrisa esconde mucho de modestia-, pero algunos diarios de Europa me habían bautizado así, creo que imbuidos de la temática de mis personajes en las películas de Torre Nilsson.

- María, ¿cuáles fueron los últimos trabajos de su carrera?

-En 1944 actué en la obra teatral "No es cosa para chicos", junto a Osvaldo Miranda y Roberto Airaldi, y posteriormente rodé "Historia de una mala mujer", al que considero mi mejor film; "Cita en las estrellas" y "El extraño caso de la mujer asesinada". Después llegó mi casamiento y las luces y las sombras del cine y del teatro se transformaron en tranquilidad hogareña.

"Mis últimos trabajos tuvieron que ver con la televisión -dice Elsa-, y concretamente con el programa "Matrimonios y algo más", donde encarnaba a la Pochi, un personaje que duró mucho tiempo en la memoria del público. Posteriormente, y como en el caso de María, mi casa fue mi refugio y mi tranquilidad".

Y María Duval y Elsa Daniel se alejan del cronista con la cortesía de haber abierto sus corazones a secretos bien guardados. Sus rostros que transitaron tanto la pantalla de plata son, hoy, inolvidables símbolos de una cinematografía que perdurará por actrices que, como ellas, supieron brindarse con pasión y talento a las más entrañables criaturas de ficción.

Adolfo C. Martínez

MARÍA DUVAL

Su primer baile (1942)
Cada hogar, un mundo (1942)
La novia de primavera (1942)
Incertidumbre (1942)
Los chicos crecen (1942)}
16 años (1943)
Cuando florezca el naranjo (1943)
Las tres ratas (1946)
Milagro de amor (1946)
Historia de una mala mujer (1947)
La serpiente cascabel (1947)
El extraño caso de la mujer asesinada (1949)
ELSA DANIEL

El abuelo (1954)
Graciela (1956)
Un centavo de mujer (1958)
La caída (1959)
Luna Park (1960)
La mano en la trampa (1961)
Un momento muy largo (1964)
Este es el romance del Aniceto y la Francisca... (1966)
Amalio reyes, un hombre (1970)
Comandos azules (1980)

martes, 16 de diciembre de 2003

Premios Podestá para figuras de gran trayectoria como María Duval y Elsa Daniel

Martes 16 de diciembre de 2003 | Publicado en edición impresa

Ceremonia: con calidez y nostalgia

El acto de ayer fue presidido por Osvaldo Miranda

Duilio Marzio le entrega la distinción a Elsa Daniel. Foto: Soledad Aznarez

La calidez y la nostalgia caracterizaron la entrega de los premios Podestá a la Trayectoria Honorable, instituidos por la Asociación Argentina de Actores (AAA). El acto, presidido por Osvaldo Miranda, a cargo de la comisión directiva de esa entidad, se realizó ayer en un restaurante del barrio del Abasto y contó con la asistencia de grandes figuras del cine, el teatro, la radio y la televisión.

Gabriela Rádice, conductora de la ceremonia, recordó que el Premio Podestá a la Trayectoria Honorable fue creado por la Asociación Argentina de Actores el 13 de enero de 1991, y de inmediato Osvaldo Miranda, acompañado por Rita Terranova, secretaria general de AAA, expresó: "Nuestra entidad tenía un deber moral y una necesidad espiritual de reconocimiento hacia las actrices, los actores y todos quienes tienen que ver con el espectáculo artístico, y así decidimos crear este galardón a la Trayectoria Honorable como mensaje de recordación y de afecto. Año tras año, otorgamos los Podestá, un nombre protagónico en la fundación del teatro rioplatense, a quienes tanto y tan dignamente transitaron y transitan por los caminos del espectáculo".

La primera en recibir el Premio Podestá 2003 fue Selva Alemán, y lo hizo de manos de Arturo Puig. Luego fueron premiados Hugo Arana, Víctor Bruno, Aldo Braga, Lucrecia Capello, Roberto Carnaghi, Ana María Casó, Lidia Catalano, Marta González, Juana Hidalgo, José María Langlais, Cipe Lincovsky, Jorge Marrale, Oscar Martínez y Lorenzo Quinteros. El galardón fue recibido, además, por Claudio García Bes, director de Arte y Cultura de la Universidad de Salta; por la actriz marplatense Hilda Marcó, y por Hebel Saccomani, docente teatral y directora de la Cooperativa de Espectáculos Teatrales e integrante de la Comedia de la Provincia de Buenos Aires.

El momento más emotivo fue cuando recibieron el Podestá María Duval y Elsa Daniel, emblemáticas figuras de la pantalla argentina, y cuando Silvana Roth, Virginia Luque, Elena Lucena y Susana Freyre se hicieron acreedoras a los diplomas de socias honorarias de la entidad. Las menciones especiales fueron para los directores escénicos Roberto Villanueva y Miguel Guerberoff y para el empresario teatral Alejandro Romay. Además, 36 actrices y actores fueron distinguidos con la Medalla 50 años por su trayectoria en la Asociación Argentina de Actores. La fiesta resumió las carreras artísticas de quienes tanto desde el cine como desde el teatro, la radio y la televisión brindaron su talento y su pasión para hacer las delicias del público. .

Por Adolfo C. Martínez Para LA NACION

lunes, 15 de diciembre de 2003

El arte de la risa al alcance de todos

La Terraza Teatro no es sólo el nombre de un grupo de teatro, es sobre todo un concepto de trabajo que busca llevar el teatro a todo tipo de público, sin necesidad de un escenario fijo. Esta es la propuesta de Diego Biancotto y Diego Mendoza Peña, dos actores argentinos, quienes fueron los invitados del Atrio Café la semana pasada.

Sara Flores

15 de diciembre de 2003

¿Cuántas veces nos hemos quejado por falta de dinero para asistir a diferentes tipos de espectáculos?, ¿cuántas veces nos vemos frustrados porque no hay espacios de sano entretenimiento?

Haciéndose estas interrogantes y, tratando de buscar una respuesta satisfactoria, es que nació “La Terraza Teatro”. Este proyecto fue fundado por Diego Biancotto y Diego Mendoza Peña en su país natal: Argentina.

Estos dos teatreros se dedicaban al trabajo con obras de contenido infantil, con títeres, con personajes cómicos y con obras dedicadas al goce de los adultos.

Sus experiencias han sido, tanto de actores, como de directores; pero sus deseos de llevar a más población su arte, hicieron que pensaran en un nuevo espacio de teatro cómico: “La Terraza Teatro”.

¿Qué implica “La Terraza”? Mostrar el teatro a todo tipo de público, montar obras que puedan ser presentadas en cualquier lugar, sin que necesiten un escenario fijo; más bien, que los espacios abiertos sean el lugar propicio de la expresión.

En nuestro país, El Atrio Café fue testigo y anfitrión del esfuerzo de estos “Diegos” y también el escenario de la obra “Deshojando ilusiones, concierto para los payasos” presentada la semana pasada.

La expedición artística de La Terraza Teatro inició el pasado mes de marzo, con el Festival de Artes Escénicas de Honduras. Luego el recorrido siguió por Guatemala, (trabajando con la Universidad de San Carlos y El Puente Centro Americano de Teatro) y México (ahí visitaron ocho estados por medio de CONACULTA y participaron en el Festival Cervantino Callejero).

Posteriormente iniciaron su camino hacia el sur del continente, pasando por El Atrio en El Salvador, para luego retomar la ruta con dirección a Argentina, su país natal, al cual proyectan llegar en marzo 2004, cumpliendo así un año de viaje.

Según su visión de trabajo, esta gira está dedicada a “El teatro de la calle” como medio de expresión del pensamiento popular”. El trabajo de estos artistas argentinos va encaminado a que la gente pueda tener espacios de pensamiento y conservación de valores, pues para ellos, desde su perspectiva, el teatro lo ven “como una herramienta, como un oficio de construcción social, basado en el trueque y el intercambio colectivo”.

El Salvador, Centro América

Fuente: http://clic.org.sv/?p=144

domingo, 14 de diciembre de 2003

Dolores Fonzi: "No quiero ser una chica Almodóvar"

Domingo 14 de diciembre de 2003 | Publicado en edición impresa

Entrevista


Con 25 años y una carrera que incluye papeles más que arriesgados, la actriz de El fondo del mar es parte de una generación que impulsa sus propios proyectos artísticos y está lejos de la frivolidad. Con dos películas por estrenar, sueña con ser una rubia del director David Lynch

Por Fabiana Scherer | LA NACION

Como sumergida en un halo de misterio, Dolores Fonzi juega a ser, al mismo tiempo, niña y mujer. Parece escapada de la mente de Lewis Carroll: sugestiva e inocente, está siempre dispuesta a entregarse por completo en cada actuación, en cada experiencia de la vida en la que impone su sello.

Con sólo 25 años, esta actriz que hace poco deslumbró con su actuación en la película El fondo del mar es parte de una generación inquieta que genera sus proyectos y renueva las reglas preestablecidas, tanto en el cine como en la televisión.

-Es un momento fundamental para la creación, para formar grupos de trabajo, cambiar experiencias y hacer, por sobre todo, hacer.

Así habla Fonzi entre las profundas pitadas que le da a su cigarrillo. Lo dice porque, bien sabe hoy, el desafío está en expresarse a pesar de los medios y las estructuras, y más allá de las caras bonitas.

Con un rubio menos furioso del que lució como Gala, la más salvaje de las prostitutas de Disputas, que se emitió este año por Telefé, Fonzi se sumerge en el colchón-cama en el que duerme, así, casi sobre el piso, en la casa que comparte con un amigo en Palermo.

-Volví a teñirme el pelo para el personaje de La mujer rota, dice.

Es la ópera prima de Sebastián Faena que la tiene como protagonista absoluta, y que actualmente rueda entre Buenos Aires y Pinamar.

-Me gusta meterme y experimentar desde diferentes lugares. No sólo se trata de actuación -dice sobre su trabajo en el film-. Y esto es lo que más me atrae y disfruto.

Está atenta al guión, a los actores, a los ensayos, a la cocina de esta historia intimista. Dispuesta a que su experiencia pasada en el cine -por sobre todo en Caja negra (película que concibió y vivió por completo al lado de su pareja, el director Luis Ortega)- sea de gran apoyo en este nuevo proyecto.

-Es difícil, es mi primera vez sola, sin Luis -confiesa, algo tímida.

Es frecuente que a los personajes que interpreta Dolores se los tilde de comprometidos, de muy jugados, con una búsqueda de impacto, una etiqueta que molesta y que limita todo a una palabra.

-Los roles que elijo son los que puedo contar, los que están en mí -reflexiona-. No hay personajes jugados o no, todos son los mismos. Que haya sido lesbiana, prostituta, una chica con retraso mental y una adolescente desquiciada sólo tiene que ver con la elección de personajes que están vivos, a los que les pasan cosas, que sufren cambios y que me obligan atravesar por experiencias nuevas y diversas. Me intriga ser honesta con el instinto, liberar todos los sentidos.

Entre las tantas frases que repite, sólo una la define de cuerpo entero:

-Quiero ser una rubia de David Lynch antes que una chica Almodóvar.

Los universos y las fantasías que ese director, el de El camino de los sueños, propone en cada uno de sus films la desvela, inquieta y seduce por igual.

-Es uno de esos cineastas a los que me entregaría por completo.

Un equipo de música con el logo de Canal 13 que le regalaron en la época en la que era Romina Muzzopappa, la sobrina de Daddy Brieva en El sodero de mi vida, es parte de una habitación devenida gran vestidor colmado de zapatos, zapatillas, sombreros y la más diversa ropa. Mientras pone un CD con un compilado de temas de John Lennon, The Beatles y David Bowie, Fonzi confiesa ser una compradora compulsiva.

-No lo puedo negar ni ocultar -dice y echa una mirada a su alrededor-. Y esto no es nada, falta todo un cuarto.

Esta especie de camarín fue una de las razones por las que dejó la casa que compartía con el menor del clan Ortega.

-Cada vez necesito más espacio. Es muy adictivo lo que me pasa.

En el baño también hay de todo: un sinfín de cremas y objetos de perfumería, porque le fascinan las cremas con olor agradable y esas especiales para todo el cuerpo.

Sin pecar de obsesiva, se cuida en las comidas, se entrega a los masajes linfáticos, escapa de la gimnasia por no tener disciplina y, desde los 14 años, le presta bastante atención a su cara.

-Es que ya el cuerpo no me da como antes -arriesga, como si hubiera vivido mucho más que dos décadas y media.

Objetivos, no

Dolores Fonzi tuvo un gran año, en el que volvió a mostrar su costado versátil y audaz. Fue prostituta en Disputas; protagonizó uno de los mayores éxitos del cine nacional de 2003 -El fondo del mar, película del creador de Los simuladores, Damián Szifrón-; en teatro, subió a escena con Dios perro, pieza de Ignacio Apolo que ofrecía una mirada sobre el incesto y su condición de tabú. De yapa estrenó Gerente en dos ciudades, film de Diego Soffici que filmó en 2001 y fue una de las mujeres de rojo en los cortos de Sedal que emitió Telefé, donde la dirigió Albertina Carri (Los rubios), con la que volverá a trabajar en Géminis, película que rodará en marzo de 2004.

Si fuera de ponerse objetivos, estaría más que feliz por lo conseguido hasta ahora. Pero nunca lo hizo.

-Los objetivos no son otra cosa que trabas -dispara-. No soy de las que creen en el concepto de llegar a algún lado, porque nunca llegás. De hecho, siempre estás en el mismo lugar, sólo que vas transmutando con experiencias. Sí creo en la búsqueda de vivir cada vez mejor.

Cree, por sobre todas las cosas, en sí misma. Pero es católica, aunque no practica la religión en la forma más convencional.

-Creo en Dios, en el amor, fui bautizada, tomé la comunión e hice retiros espirituales -enumera casi con culpa-. No entiendo cómo es la vida sin creer. ¿Cómo es? ¿Cómo existe si no creés? No entiendo qué significa realmente ser ateo, tal vez soy ignorante, pero no quiero vivir sin creer, porque ya son muchos los días en los que sufro por no creer en nada.

Si hay algo que la asusta y a la vez le atrae son los cambios.

-Lo que me da miedo me atrae, no me paraliza. Al contrario, me moviliza -revela-. Soy de decir que tengo miedo, pero es una frase que uso no en un sentido tan literal, porque no creo que sea tan consciente como para sentir el miedo real.

Terapia

Cuatro veces por semana va a terapia. La considera una buena inversión y la compara con el placer de comer algo rico.

-Lo hago porque puedo pagarlo. Me hace bien y me ayuda a entenderme, o por lo menos a acercarme a lo que soy, hacerme cargo de mis decisiones, lo que no es poco.

A los placeres del diván y de las compras compulsivas, le siguen los viajes, otra de sus obsesiones.

-Todo el tiempo tengo ganas de viajar -dice ansiosa-. En una época quería ir a estudiar afuera, a Londres, París o Nueva York. Ahora no sé, porque estoy muy vaga para ponerme a estudiar. Pero me iría un rato, no mucho tiempo, porque siento que me despersonalizo, que dejo de entender todo.

Hace tiempo que mantiene un perfil bajo y que dejó de exponerse a las salidas descontroladas que compartía con Carolina Fal, Julieta Ortega y Belén Blanco, y que la pusieron en el lugar de chica rebelde. Ahora se queda en casa viendo películas en video y DVD.

-Fue una época en la que no me bancaba estar sola y la pasaba bien así. Ya pasó.

-¿Te molesta que te reconozcan en la calle?

-Si una quiere, puede pasar inadvertida. También sé que es parte del trabajo estar expuesta, pero a veces las cámaras te sorprenden, y lo que más me molesta es que te piden una opinión sobre cualquier tema.

Le cuesta ocultar que se aburre de ella misma. El solo hecho de mirarse la misma cara todas las mañanas, a veces suele desanimarla, a pesar de que Fito Páez le dice en Bello abril, canción que le dedicó y que canta Luis Alberto Spinetta: "Sos tan hermosa que jamás vas a dejar de brillar así".

Beautiful Boy, de Lennon, suena en el equipo como un himno que reconforta a Dolores. Se estira, bebe agua mineral y vuelve a encender un cigarrillo.

-Me gusta darme tiempos y pensar qué quiero hacer, no está bueno trabajar todo el tiempo. Es necesario parar.

Lo dice por la cantidad de propuestas que le llegan y que no siempre se detiene a analizar. De cara al año próximo, sabe que la espera finalizar La mujer rota y entregarse en marzo a Albertina Carri y a su Géminis. ¿Televisión? Hay un proyecto en puerta, una miniserie de terror de 13 episodios para Ideas del Sur (productora de Marcelo Tinelli), junto a Mariano Martínez, pero aún está en veremos. Al final, reflexiona:

-Me gusta mirar dónde estoy ahora y preguntarme cómo sigo. No me arrepiento de nada. A pesar de todo, hoy estoy contenta con lo que soy.

Para saber más

www.cinenacional.com

www.television.com.ar

Fotos: D. Pessah y Archivo
Producción: F. Argüello

Asistente: Rosario Perazzo
Make up: Sebastián Correa
Pelo: Marga para Impagliazzo Lamensa
Ropa: Vidrio para Aristocracia
Personalísima

Nació el 17 de julio de 1978, en Buenos Aires, y es la mayor de tres hermanos, Tomás (de 21 años) y Diego (de 20). A los 16, el Zar Alejandro Romay le ofreció su primer papel en TV, en La nena, tira de corta vida.

Su vida cambió por completo cuando ingresó a Verano del 98, serie para adolescentes en la que también trabajó su hermano Tomás. Fue por esa misma época que decidió dejar a su familia en Adrogué y mudarse sola a la Capital. Su consagración en la pantalla chica llegó con El sodero de mi vida.

En cine debutó con Plata quemada (2000), de Marcelo Piñeyro, en el papel de una prostituta. A ese trabajo le siguieron, entre otros films, la ópera prima de Fito Páez, Vidas privadas; la personal Caja negra, de Luis Ortega, y El fondo del mar, de Damián Szifrón.

En teatro se lució en El señor Bergman y en la puesta de la polémica Dios perro.

Fuente:  http://www.lanacion.com.ar/553818-dolores-fonzi-no-quiero-ser-una-chica-almodovar

Rodríguez Arguibel, a La Plata

Domingo 14 de diciembre de 2003 | Publicado en edición impresa LA NACION

Rodríguez Arguibel se muda al Teatro Argentino de La Plata Foto: Archivo / Maxi Amena

Hace poco menos de dos años, cuando en el país reinaba otro ánimo y el abismo final parecía cercano e inevitable, Eduardo Rodríguez Arguibel aterrizó en la Dirección Nacional de Artes, la que hasta ese momento había sido la Dirección Nacional de Música, para ocuparse de cuestiones que, para muchos, en aquel contexto de desintegración generalizada, parecían decididamente nimias. Ahora, el régisseur de larga historia, marcha hacia La Plata para asumir como director general y artístico del Teatro Argentino.

El reciente alejamiento de Daniel Suárez Marzal del puesto del cual él se hará cargo, estuvo rodeado de controversias. Rodríguez Arguibel prefiere no opinar sobre el asunto y recuerda que llega al teatro lírico "por una invitación de Cristina Alvarez Rodríguez, la presidenta del Instituto Provincial de Cultura, del cual depende el teatro. Suárez Marzal es un hombre de la cultura, de la ópera, del teatro y tendrá sus razones para afirmar lo que ha dicho y el Instituto habrá tenido las suyas". Ante la consulta sobre qué hará con el diseño para la temporada 2004 que dejó su antecesor, manifiesta su interés por analizar detenidamente sus contenidos "para ver si van a ser convenientes para la política y el perfil que concibo para el Argentino. En la medida en que se ajusten a esos fines, la programación será mantenida".

Con respecto a ese perfil, Rodríguez Arguibel enumera una serie de instancias previas: "Yo voy con mis proyectos, pero antes quiero escuchar a todos los trabajadores del teatro, los de los cuerpos artísticos, los técnicos y los administrativos. Quiero implementar un modelo de gestión colectiva que, a la vez, sea comprometedora. El objetivo sería el de conformar una especie de comisión interna, no gremial, con los delegados de todos los cuerpos, para exponer y discutir las ideas, las necesidades y las expectativas de los involucrados en las realizaciones del teatro. Las decisiones que hagan a la vida de la institución tendrían que surgir de ahí y las artísticas, en última instancia, van a ser las resultantes de esas discusiones".

Con respecto a sus propias expectativas, Rodríguez Arguibel pretende elaborar temporadas que "no sufran las pequeñas traiciones de los cambios de títulos o de elenco. Contemplando las posibilidades concretas artísticas y de producción, se harán óperas tradicionales y modernas con un lugar especial para las argentinas. Quiero que el nombre del teatro guíe nuestro accionar, incluyendo a la ópera argentina ya existente y la nueva por generar, con encargos y un lugar permanente para los compositores nacionales".

Declara que no le interesa "competir con el Teatro Colón, sino que me gustaría que el público de La Plata, sus adyacencias y también el de la Capital, puedan ver en el Argentino una alternativa válida, con su propia identidad". También asegura que algunas de las actividades estarán concebidas "para permitir su traslado y montaje en otros lugares de la provincia. El teatro está en La Plata, pero es provincial".

Confía en poder lograr ofrecer entre ocho y diez títulos de ópera por año, en promover el espacio que se merece el ballet y, con los recursos propios del teatro y con otras fuerzas, incrementar la actividad sinfónica y camarística. "En general, me gustaría que los directores, los compositores, los músicos y los cantantes argentinos, los consagrados y los jóvenes, sepan que en el Argentino habrá un lugar para ellos."

Dos años de gestión

Con respecto a su trabajo en la Dirección Nacional de Artes, se le pide a Arguibel que señale cuáles considera como sus logros más importantes: "En primer lugar, haber puesto en funcionamiento al máximo del rendimiento posible a los cuerpos estables. Y también haber concretado el inicio de una serie de procedimientos para la solución de cuatro temas de antiquísima data y que nunca habían sido encarados". El régisseur los puntualiza: "La estabilidad del Coro Polifónico Nacional para armar un reglamento de trabajo que permita la realización de concursos; el desarrollo de la carrera de profesor de la Orquesta Sinfónica Nacional, con beneficios y exigencias para los músicos, y la aprobación del plus a los integrantes por aportar sus instrumentos; brindarle la categoría de cuerpo artístico al Ballet Folklórico Nacional, cuyos miembros figuraban como empleados administrativos y otorgarle una nueva estructura a la Orquesta Nacional de Música Argentina, acorde con la realidad. Sé que son todas tareas administrativas, pero su resolución se traducirá, finalmente, en mejoras sustantivas en el plano artístico".

Señala otros logros como haber contribuido a establecer concursos abiertos para los distintos cuerpos. "El futuro director del Coro Polifónico Nacional, que sucederá al renunciante Carlos López Puccio, saldrá de un concurso abierto a desarrollarse a principios del año que viene."

Con respecto a su sucesión LA NACION logró entrevistar brevemente a Torcuato Di Tella que indicó: "La Dirección de Artes andaba muy bien con Rodríguez Arguibel, alguien a quien observé dominando perfectamente la situación. Tengo dos opciones para designar a su sucesor. Promover a alguien que ya haya estado con él en la gestión, para ratificar el mismo buen sendero, o invitar a alguien de afuera. Pero todo esto es muy reciente y sólo informaremos sobre la resolución a mediados de la semana que viene".

Pablo Kohan
Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=555154

sábado, 13 de diciembre de 2003

Agenda La Plata: Teatro

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2003/12/13/pdf/21-c.pdf

viernes, 12 de diciembre de 2003

"Resistiré" Un culebrón erótico-gore, sensación de la temporada en Argentina – Telefé (2003)

Con 200 capítulos emitidos, Resistiré concluyó el pasado miércoles en la cadena Telefé ante más de 4 millones de seguidores. Una telenovela que ha cautivado al público al combinar el género fantástico, el policial y el melodrama romántico con grandes dosis de sexo e intriga 

12.12.2003

video

Una novela que revolucionó el género con su particular estética y una temática en la que el amor, en muchas ocasiones, quedó en un segundo plano. Convertida en una tira diaria "de culto" de 200 exitosos episodios, emitidos de lunes a viernes en prime time (22:00h), contaba con villanos y héroes de límites difusos que no entraron en el encasillamiento típico de los culebrones. Resistiré cautivó al público argentino al combinar perfectamente el género fantástico, el policial y el melodrama romántico con grandes dosis de sexo e intriga.

El capítulo final de esta obra de Gustavo Belatti y Mario Segade por la que se han interesado ya varios países congregó a 4.100.000 espectadores, según fuentes de la empresa de medición de audiencias Ibope.

El último capítulo se transmitió simultáneamente por el canal Telefé de Buenos Aires y en el teatro, donde se instalaron tres pantallas gigantes. La inédita idea de difundir el final de la novela en este recinto tuvo un premio adicional para los fans ya que, una vez concluida la proyección, el elenco completo de la serie se presentó para saludar al público y dialogar con él en un gigantesco salón armado sobre el escenario.

El final no ahorró en recursos pero no pudo escapar del estereotipo de las telenovelas en el que los buenos vencen a los malos. El villano (Fabián Vena), que traficaba con sangre, comía carne humana y buscaba una vacuna contra la muerte, explotó en mil pedazos tras ingerir una sustancia que había creado en su laboratorio secreto, mientras el galán (Pablo Echarri) sobrevivió de entre los escombros y reapareció en París -con otra identidad para escapar de la policía- y se reencontró con su amor (Celeste Cid), con quien volvió a protagonizar otra escena "caliente".

La Novela  contó también con la participación de actores argentinos de renombre como Hugo Arana, Claudia Lapacó, Tina Serrano, Carolina Fal y Leonor Manso, entre otros. Además de su particular temática, que fue variando con el curso de los meses, la estética e incluso la banda sonora de la telenovela fueron otros de los aspectos que cautivaron a la audiencia, especialmente con el famoso tema "Resistiré" del Dúo Dinámico que ya utilizara el cineasta español Pedro Almodóvar en una de sus películas, Átame.

Fuente: http://www.vertele.com/noticias/un-culebron-erotico-gore-sensacion-de-la-temporada-en-argentina/

jueves, 11 de diciembre de 2003

Perras en la Sala Discépolo

Con las actuaciones de Claudio Bel y Néstor Caniglia, esta noche a las 21 en la Sala Armando Discépolo (12 e/62 y 63) sube a escena Perras, creación colectiva de Mauricio Kartun y dirección de Enrique Federman.

Se trata de la historia de dos hombres que, de la mano de sus mascotas, se encuentran en un parque. Uno de ellos es viudo y el otro separado. Y es partir de los vínculos con sus perras donde aparece su relación con las mujeres: amor, violencia y rutina.

Sus pasados y presentes se van escenificando y estos animales adquieren una personalidad propia, de modo que el espectador termina por creer que están allí.

En la trama, la gestualidad y la fantasía se suman como elementos claves.

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2003/12/11/pdf/23-c.pdf

viernes, 5 de diciembre de 2003

Renunció Daniel Suárez Marzal al Teatro Argentino

Cultura bonaerense: en crisis

Se anuncian más cambios en algunos organismos clave

Viernes 5 de diciembre de 2003 | Publicado en edición impresa LA NACION

Una confirmación en el renovado gabinete del gobernador bonaerense, Felipe Solá, la de Cristina Alvarez Rodríguez en el Instituto de Cultura, está produciendo, sin embargo, importantes cambios en dicha repartición.

Alvarez Rodríguez -que es sobrina nieta de Eva Perón y está con licencia por maternidad- anunciará el miércoles próximo el cambio de la mayoría de los directores de los organismos que dependen del flamante Instituto (que independizó Cultura de Educación).

Pero ayer por la tarde, el director del Teatro Argentino de La Plata, Daniel Suárez Marzal, se le adelantó al transformar en "indeclinable" la renuncia que -dice-, ya le había presentado hace tres meses a la funcionaria.

Entre Alvarez Rodríguez y Suárez Marzal había fuertes roces en torno de la gestión del teatro platense en el nuevo marco del Instituto. El reemplazo de parte del equipo de Suárez Marzal por un grupo puesto por Alvarez Rodríguez deterioró definitivamente el vínculo entre ambos. Resuelta la continuidad de Alvarez Rodríguez, el director teatral y régisseur decidió alejarse del cargo, cuando aún faltan tres espectáculos para completar la temporada.

En el instituto, fuentes cercanas a su presidenta confirmaron que José Fernández de Rosa será el nuevo director de la Comedia provincial y el director de orquesta argentino Gustavo Plis Sterenberg, de notable carrera en el Teatro Kirov de San Petersburgo, se hará cargo de la Orquesta Sinfónica de Bahía Blanca. Para suceder a Suárez Marzal, la misma fuente mencionó al actual director nacional de Música, Eduardo Rodríguez Arguibel, que, sin embargo, a través de un asesor desmintió haber recibido propuesta oficial alguna en ese sentido.

El funcionario del Instituto de Cultura bonaerense señaló que Alvarez Rodríguez decidió los cambios porque "en las entidades artísticas hay ciclos que se cumplen".

Por su parte, Suárez Marzal, que había asumido la dirección del teatro de ópera platense en enero de 2002, se acercó hasta la Redacción de LA NACION para explicar las razones de su dimisión, que definió como producto de un "lento, pero insoportable, cansancio moral".

"La situación me tiene perplejo -aseguró- porque hay un consenso de que es una gestión modelo, realizada con poco dinero, con responsabilidad de trabajo y una estética nueva, y que convoca a un público que se multiplicó geométricamente este año. Pero esto se contradice con el deseo oficial, manifestado a través de cosas que empezaron siendo pequeñas cortapisas y terminaron transformándose en inaceptables."

Según Suárez Marzal, fueron varias las gotas que colmaron su vaso: "Entre otras, que se redujo mi equipo de trabajo, que fue reemplazado por una especie de virtual intervención. Tenía un secretario a cargo que terminó dando órdenes a mí. Yo hubiera entendido que por la nueva modalidad viniera alguien del instituto, pero esta situación no la pude entender."

Suárez Marzal se había manifestado en forma muy crítica contra la ley que creó el instituto cultural bonaerense: "Es que ya viví una circunstancia muy similar en España. Aquí tuve que luchar hasta para que se conservase el nombre de Teatro Argentino y no se convirtiera en "programa" o "célula" que se pierde en un maremágnum poco práctico e indiferenciado. Yo fui testigo de la disolución del centro andaluz de teatro, siendo su director Y me juré a mí mismo que no me iba a pasar por segunda vez. Este es el teatro donde nací".

Razones

El director renunciante aclaró que podía entender que no se quisiera su continuidad, pero alegó que la funcionaria le había pedido que siguiera. Y si postergó su renuncia, fue porque -según confiesa- esperaba que se produjera un cambio.

Marzal dice que apoyó la separación de Cultura con respecto a la gigantesca Secretaría de Educación de la provincia de Buenos Aires. "Pero yo avisé -enfatiza- en las reuniones de gabinete que había que preservar las instituciones, que por algo existen desde hace 113 años, como el Teatro Argentino. Es un teatro que resistió hasta la destrucción de su sala por un incendio. Y ahora que lo tenemos de nuevo y funcionando bien, no es bueno que pierda su control administrativo. Me sentiría un traidor al teatro si siguiera en estas condiciones."

Por Martín Liut
De la Redacción de LA NACION

  • Polémico
    Ayer, Daniel Suárez Marzal concretó su alejamiento, motivado por un "lento pero insoportable cansancio moral". Está enfrentado con la titular del Instituto de Cultura

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=551595

jueves, 4 de diciembre de 2003

Luas de festejo

El reconocido mago cerrará hoy con un evento solidario en elPasaje Dardo Rocha la celebración de sus 40 años con la magia

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2003/12/04/pdf/23-c.pdf

El teatro tuvo su gran fiesta

Con la entrega de los Premios ACE, la escena nacional reconoció asus figuras. El galardón de oro recayó en la enorme China Zorrilla

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2003/12/04/pdf/22-c.pdf

lunes, 1 de diciembre de 2003

Comienza la Maratón Teatral

El Taller de Teatro El Altillo del Club Banco Provincia inicia hoy a las 21 en la Sala Roberto Tito Cossa (10 nro. 784 e/47 y 48) la 7ª Maratón Teatral denominada “Corramos detrás de las ideas”, con entrada libre y a la gorra.

En esta primera función estará “El despojamiento” de Griselda Gambaro. Además, luego de terminadas algunas de las representaciones, se realizarán debates con el público asistente.

Este evento teatral se desarrollará hasta el próximo martes 9 y a lo largo del mismo se presentarán Roles (así nos ven los chicos) y Juicio a la TV (mañana),

Tres historias de mujeres (miércoles), Nosotros somos, poesía y algo más (jueves), Juicio al Teatro (viernes), No hay que llorar (sábado), Una historia de payasos (domingo a las 19), Juicio al trabajo (lunes) y Desventuras de la vida cotidiana (martes).

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2003/12/01/pdf/22-c.pdf