martes, 22 de junio de 2010

Hugo Varela: un "Musicantactor" cordobés

El show del humorista es como los buenos vinos, mejora con los años

Por IRENE BIANCHI

"El show de Hugo Varela 2010. Teatro Municipal Coliseo Podestá.

La fórmula humorística de Hugo Varela - al igual que la de Les Luthiers- resiste el paso del tiempo. Es más, como los buenos vinos, mejora con los años. Hace más de un cuarto de siglo, este mimo-letrista-compositor-luthier-músico-cantante-actor, trajina escenarios con su talento y sus instrumentos estrambóticos a cuestas, cosechando risas y aplausos.

Optando deliberadamente por la picardía, el sobreentendido, el doble sentido y la ingenuidad, Varela no necesita apelar a la palabrota ni al chiste burdo. La procacidad no es su estilo.

Con su aspecto flacucho y desgarbado, este Quijote cordobés la juega de "anti-héroe", de "loser", de anti-galán, que conquista a fuerza de ternura y simpatía.

En su "Show de Hugo Varela 2010", rompe de entrada la cuarta pared, y entabla un diálogo con el público, interacción que se irá acrecentando a lo largo del espectáculo. Lo hace cantar, moverse, bailar, emitir sonidos extraños, y logra que la gente se desinhiba, se suelte y disfrute plenamente de un show que no tiene desperdicio.

"La canción de Bartolito", "El día que me quieras", rayado disco de pasta en la vitrola de la abuela; el bolero odontológico "Cuando te beso"; un valsecito floral-ecológico; otro nostálgico dedicado a su "Vieja amiga Esther"; baladas, chamamés, canzonetas italianas, danzas griegas, carnavalitos, tangos, un repertorio ecléctico y variado interpretado en una minúscula guitarrita-sartén, infladores de bicicleta, un pincuyo con enema, una guitarra-pierna, un ventiladarpa, entre otros inventos.

Capítulo aparte merece su sanateada entre bambalinas, mientras cambia o agrega algún elemento del vestuario, para caracterizar al coya, al gaucho con boleadoras, al indio litoraleño, al malevo de arrabal, una galería de personajes desopilantes.

Como bis del final, a modo de broche de oro, un clásico vareliano: "La corbata rojo punzó", y su trágico destino.

Hugo Varela: "estandapero" cordobés de colección.

Fuente: El Día

No hay comentarios.:

Publicar un comentario