sábado, 26 de junio de 2010

Sueños que se vuelven obra de arte, artistas que sueñan que todo es posible

Con el estreno de El día que Schumann conoció a Chopin se abre una nueva forma de acercamiento a la música clásica.

Esta noche, y por única vez, se darán cita sobre el escenario del Coliseo Podestá dos de los más grandes exponentes de la música romántica del siglo XIX, en una obra teatral de música clásica titulada El día que Schumann conoció a Chopin. Los artífices del milagro (porque en la realidad nunca existió tal encuentro) son Rubén Darío Martínez y Paula Almerares, dos destacados artistas de la ciudad que soñaron con que ese momento era posible.

“La obra tiene como eje el encuentro imaginario e histórico entre Frédéric Chopin y Robert Schumann; éste, junto a su inseparable compañera Clara Wieck, quienes estando bajo la sombra de Bach, Mozart, Beethoven y Schubert, entre otros, no creían que su música podría trascender, se consideraban simples compositores de pequeñas obras o sólo virtuosos del piano”, relata Martínez, a la vez que aclara que se trata de una recreación y no de un hecho biográfico.

“Cuando escribí esta obra solo, pensé en el público tanto neófito como erudito y en aquellos que sientan la necesidad y curiosidad de por qué dos siglos después siguen teniendo vigencia estos nombres, siendo el actor principal el piano, que de la mano del hombre hacen una dupla perfecta. El poder transmitir emociones del alma que se libera a través de la armonía de la música y la poesía de las palabras tiene como receptor el alma del oyente. Por lo tanto, virtuosos, compositores, intérpretes y público todos tenemos la misma alma universal necesitada de armonía, poesía y belleza, ante tanta destrucción que vemos a nuestro alrededor, considerando que el cambio viene de adentro hacia afuera, y no a la inversa. Busquemos pues la paz interior, la música nos ayudará a ello”, asegura el autor, consciente del desafío que implica poner en escena una obra sobre compositores que muchas veces, erróneamente en la mayoría de los casos, son considerados para un público de élite.

Un dato que, además, hace particular esta obra de estreno mundial y único en su género; es que, por primera vez confluyen sobre el escenario actores, pianistas, cantantes, un niño pianista de sólo siete años, que proponen una ruptura con el esquema tradicional de concierto de música académica.

El elenco, integrado por Néstor Villoldo, Ana María Haramboure, Nicolás Carrasco, Alan Kwiec, Ana Chaves, Francesco Bianchi, A.Pelaes, A.Panizza, Rubén Martínez y Paula Almerares propone deleitar al público con una pieza de características inéditas para disfrutar de dos personalidades que, con cualidades exquisitas para la composición musical, se encuentran a 200 años de su nacimiento.

Fuente: Hoy

No hay comentarios.:

Publicar un comentario