domingo, 20 de junio de 2010

Vacío, una pieza internacional de José Sanchis Sinisterra

Mario Vedoya, se presenta por única vez en su visita a La Plata a las 20, en El Núcleo

Vacío, además de ser el título general de esta pieza, “es en realidad el primero de los tres monólogos que componen el espectáculo total. Son tres monólogos que hablan del teatro en sí, digamos que es una obra autorreferencial”, comenzó su charla con Diagonales el actor berissense, Mario Vedoya, instalado en España desde hace varios años, pero que en su visita a la ciudad hace un impasse para presentar esta pieza de José Sanchis Sinisterra en El Núcleo (6 entre 40 y 41), a las 20.

“La obra habla del teatro desde distintas perspectivas. En el primer acto se encuentra un actor que no tiene nada que decir. El actor entra sin historia a un espacio vacío, además que no tiene muchas luces. Obviamente que tiene toques de humor”, detalló este integrante de la compañía teatral española, Segundo viento.

“José Sanchis Sinisterra, es un hombre de una gran inteligencia, pero nunca le gusta pontificar. Cuando se va gestando un clima poético lo rompe con el humor. Es más difícil explicar que ver”.
“El segundo monólogo- prosiguió Vedoya- , es un actor con una puerta terminando el monólogo y cuando está a punto de salir de escena no quiera y decide no irse y se queda hablando para no irse del escenario, porque de algún modo, cuando él salga se termina su propia existencia, porque cuando vuelve a entrar ya no es él, es el actor. Habla para no irse, se llama ‘La puerta’. Y tiene que ver con eso, con que él tiene que salir por esa puerta, él dice: ‘cuando salga ya se termina la obra, pero también me termino yo, porque cuando vuelve a salir quien recibe los aplausos será la persona actor, no el personaje’”.

“‘Presencia’ es el tercer monólogo -continuó el actor-. Es el momento más taoísta de la obra que de algún modo trata con una figura retórica que es la paradoja. El personaje dice que cuando él se vaya no sólo no habrá nada, habrá además su esencia”.

Es un trabajo técnicamente complejo pero tengo una gran empatía con la obra de José, nos conocemos hace más de veinte años, y creo que descifro esa sutileza que requiere el trabajo y la gente disfruta porque la obra está teñida por humor, sutil.

–¿Venía presentando en España esta pieza?

–Este es un trabajo que lo presenté el año pasado. Esta obra es un pequeño regalo que me doy cada tanto, la presenté a fines de octubre del año pasado, con mucho éxito y ahora en Sao Paulo en estos días se está haciendo un memorial por los 75 años de José Sanchis Sinistera. Es un autor muy reconocido en Brasil y el Instituto Capo Bianco hace un memorial y muchos actores del mundo hacen espectáculos de José y yo estaré allí para cerrar el festival el 25 y 26 de junio. Poder hacerlo aquí es para sentir cómo está, aceitarse.

–¿Tuvo la oportunidad de presentarse en la ciudad?

–Sí, anteriormente hice la obra un día miércoles, cuando vine una vez en la Hermandad de la princesa y siempre me quedó el deseo de volver a hacer una nueva función.
Ahora, será en El Núcleo, cuya sala es muy bonita, porque justamente lo que hay que trabajar es el espacio vacío, es la síntesis más definida del teatro, el actor, un escenario y el público, nada más.

–¿Contará con la dirección de Sanchis para esta función?

–De hecho Sanchis en esta obra me ha dirigido, aunque no lo haga en esta oportunidad en La Plata, pero sí lo hará en Brasil porque el último de los momentos allá en Sao Paulo lo voy a hacer en portugués.

–¿Está de paseo por la ciudad?

–En realidad no. Estoy gestando desde hace casi dos años, una red de teatros españoles en la Provincia de Buenos Aires, de gran jerarquía fundados entre fines del siglo XIX y principios del XX, estuve viniendo con asiduidad en estos dos últimos años a la Argentina en una faceta de gestión cultural más que de actuación. Es un modo de oxigenarme, retomar al actor que es ciertamente mi vocación y además es mi profesión, lo que soy.

–¿Cuál es el objetivo principal de esta gestión?

–Primeramente crear la primera red de teatros españoles en la Provincia de Buenos Aires. Teatros españoles hay en toda América, en ninguna parte como la Provincia de Buenos Aires hay tanta cantidad, hablamos de teatros líricos, que se creaban para escuchar zarzuela es decir que tienen una sonoridad extraordinaria. Desarrollar algo que no tenga que ver con Buenos Aires Capital y que sea de utilidad para actores de pueblo y de provincia, implica poder hacer varias funciones dentro de esta red en modo coordinado, lo cual abarata costos. Hemos hecho un encuentro de teatros en Azul, que es la ciudad cervantina única de América del Sur y el propósito a largo plazo es unir las únicas dos ciudades cervantinas de toda América, Azul y Guanajuato, en México a través de esta red.

Fuente: Diagonales

No hay comentarios.:

Publicar un comentario