domingo, 29 de mayo de 2011

El placer de ocupar el lugar del otro

Única función

29.05.2011 | Hoy, a las 19, la obra La suplente llega al Teatro de Cámara de City Bell

“Todos somos suplentes de algo o de alguien”, reconoce María Rosa Frega, que viene haciendo La suplente desde hace una década y que considera que el éxito del unipersonal -que escribió y dirige Mariano Moro- reside en la vigencia del texto y la pasión que ella le pone al personaje.

La profesora Azucena Marchitte llega al aula en reemplazo de la titular (que está de Luna de miel) y pondrá lo mejor de sí misma en esa primera clase: “Ella es una apasionada de la literatura, pero la vida la puso en un mal lugar. Tira toda la carne al asador frente a los alumnos, pero sus frustraciones, su vida personal va colándose en la clase y la va desbordando, hasta que se desborda totalmente”, cuenta la protagonista, que llegará hoy a las 19 al Teatro de Cámara de City Bell (Diagonal Urquiza entre 462 y 464) para dar a conocer la historia de esta mujer.

–Hace 10 años que está al frente de la obra, ¿qué es lo que más y menos le gusta?

–Hasta ahora no encontré nada negativo. Hace 10 años que hago el unipersonal por placer y cuando no lo sienta de esa manera lo voy a dejar de hacer. Nos pasa algo muy mágico a mí y al público. Por ejemplo, vengo haciendo temporada en Mar del Plata ininterrumpidamente y hay personas que vieron la obra 15 o 20 veces, es muy raro que una persona no la vuelva a ver y eso es maravilloso, ocurre pocas veces. Tengo en cuenta que no es muy común y que tuve la suerte de que pase. No sólo la presenté en Mar del Plata, sino también por todo el país y afuera, y la respuesta de la gente es similar de lo que pasa acá. Todavía, sinceramente, no le encontré contras y creo que es porque no es lo único que hago. Si hubiese sido lo único me hubiese cansado, pero lo fui mechando con otros trabajos y cuando la dejo de hacer la extraño, la tenga súper aceitada y considero que el unipersonal es mi compañero y el público el coprotagonista, porque los públicos tiene vida propia.

–¿Cuáles mencionaría como los factores clave para que la obra haya funcionado de la manera que lo hizo?

–Una de las cosas maravillosas es el texto de Mariano Moro. No le cambiamos ni una sola coma en diez años y sigue teniendo vigencia. Y el otro elemento creo que es la pasión que yo le pongo. Hablo como si Azucena existiera, que existe a pesar nuestro: tiene su mundo, habla de un modo, tiene humor, reflexión. Este personaje es de mucha reflexión, tiene mucha actualidad y una de las cosas que creo que es con las que concuerda el público es en que todos somos suplentes de algo o de alguien. Porque esta profesora está en este lugar, que cree que se lo merece más que la titular, pero en realidad no es su lugar. Yo creo que eso pasa, en mayor o menor grado, en algún momento de la vida y esa es la fórmula, además del texto y las ganas que pongo a este personaje, que a esta altura ya tiene vida propia.

El origen. “Cuando Mariano (Moro) me propuso el unipersonal me negaba, no me parecía bueno porque creía que era complicado y los que había visto no me gustaban”, recuerda María Rosa Frega, que agregó “cuando me presentó la idea me enloquecí y me entregué a trabajar con él y, una vez que me subí a hacerlo me encantó porque, a pesar de que estoy sola, en realidad no lo estoy porque le hablo al público como si fueran los alumnos, estoy dialogando con ellos y siento que no hay cuarta pared”.

El interés que despertó esta puesta generó una segunda parte, titulada Azucena en cautiverio, que relata la vida de esta profesora después de esa experiencia en la escuela y también lleva varias temporadas en cartel. Pero antes está La Suplente.

Fuente: http://www.elargentino.com/nota-141289-seccion-114-El-placer-de-ocupar-el-lugar-del-otro.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario