lunes, 30 de mayo de 2011

Madama Butterfly en el Argentino

La versión de “Madama Butterfly” en el escenario del Argentino

OPERA - CRITICA

Los angustiosos amores de una mariposa

Por MARIO F. VIVINO

MADAMA BUTTERFLY de Giácomo Puccini.- Libreto de Luigi Illica y Giuseppe Giacosa. Orquesta y Coro estable Teatro Argentino. Director de orquesta: Tulio Gagliardo Varas. Dirección escénica: Rita Cosentino. Escenografía: Juan Carlos Greco. Cantantes solistas: Daniela Tabernig (Cio Cio San). Pedro Espinoza (Pinkerton). Víctor Torres (Sharpless) Alejandra Malvino (Suzuki) Sergio Spina (Goro).

Entre las heroínas de las más famosas obras de Puccini -Manón, Mimí, Tosca, Turandot- la Cio, Cio, San o Madama Butterfly o Madame Pinkerton según las diversas partes de la ópera, siempre ha representado a la mujer amante hasta el delirio, sufriente y esencialmente sola y desprotegida. El "empecinado" amor de la geisha por el fulgurante y superficial marino Pinkerton, es una muestra del romanticismo tardío de la época del estreno y del error de creer en las palabras dulces de los encantadores de serpientes. La fascinante música de Puccini hace el resto. Y el resto es una de las óperas más presentadas de todas las épocas y de todos los teatros.

El Teatro Argentino, la reiteró después de cuatro años, con una nueva y controversial puesta escénica en la que se trata de adecuar a la época actual apelando en su escenografía y regie a los aspectos que se consideran serán mejor aceptados por el público moderno: cierta dosis de pornografía, violencia, convulsiones y muestras de diferenciaciones sociales, más allá de lo que el autor quiso presentar. Sin perjuicio de ello, vale señalar la calidad "objetiva" de la presentación. Musicalmente, la orquesta siguió rigurosamente una partitura rica en todos los matices y fue apoyo substancial. El coro -que interpreta una de las piezas claves de la obra: el interludio a bocca chiusa - mostró su reconocido nivel.

Gran tarea vocal y escénica de Daniela Tabernig en el rol protagónico, demostrando que está en condiciones de interpretar con solvencia estos papeles tan exigentes. Fue conmovedor el "un bel di vedremo." pieza antológica de la obra. El debutante tenor chileno Pedro Espinoza como el desaprensivo Pinkerton mostró fuerte presencia vocal y alcanzó los pertinentes agudos sin mayores esfuerzos. Víctor Torres (Sharpless) no tuvo inconvenientes en un personaje a su medida y Alejandra Malvino (Suzuki) alcanzó picos de gran desempeño y fue ampliamente reconocida por los aplausos del público. Muy correctos los restantes miembros del amplio elenco que integraron el reparto.

Como consideración final vale recordar la frase de Butterfly al suicidarse: "con onor muore, chi non puó serbar vita con onore" (Con honor muera quien no ha podido conservar su vida con honor". Nos atrevemos a interpretar la angustiosa y desesperada frase en sentido positivo diciendo: es necesario vivir honorablemente para no necesitar reivindicar en la muerte nuestro deshonor.


Una despedida con entradas agotadas

La última producción de la ópera "Madama Butterfly" del Teatro Argentino se despidió el domingo con una notable respuesta del público.

En la representación final de la célebre obra de Puccini, se cubrieron por completo las más de dos mil butacas de la sala "Alberto Ginastera" y los encargados de boletería se vieron obligados a colgar el cartel de "localidades agotadas".

La temporada artística del primer coliseo bonaerense continuará el jueves 16, viernes 17, sábado 18 y domingo 19 de junio próximos, con funciones del ballet "La Bella Durmiente del Bosque", con música de Piotr Illich Tchaikovsky, coreografía de Mario Galizzi (basada en la original de Marius Petipa) y la participación de los primeros bailarines invitados Ludmila Pagliero y Yann Chailloux, procedentes del Ballet de la Opera de París.

Fuente: http://www.eldia.com.ar/edis/20110531/madama-butterfly-argentino-espectaculos45.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario