sábado, 19 de noviembre de 2011

“Las imágenes son más fuertes que las palabras”


Entrevista a Sergio Dawi

19.11.2011 | El saxofonista presenta su espectáculo experimental Videosaxmachin

Sinestesia -esa compleja facultad que, por decirlo llanamente, mezcla los sentidos- no es la palabra exacta. A decir verdad, ninguna palabra es exacta: es apenas un signo, una aproximación. Algo así debe sentir Sergio Dawi, quien desde hace tiempo está abocado a la música y las imágenes como expresiones más poderosas y directas. Tras años de interesantes puestas Dosaxos2, se divide entre su banda Dawi y los estrellados (con dos discos editados) y Videosaxmachine, el espectáculo que presentará esta noche, a las 21, en Mil 9 Once Bar (12 esquina 71). El show reside en sincronizar la música con imágenes de video reproducidas sobre el mismo artista.

“Es un espectáculo que vengo presentando hace un tiempo y que tiene la característica de que la imagen tiene una importancia casi igual que la música -nos cuenta el compositor-. Aparte de estar tocando, soy pantalla: se proyectan sobre mí imágenes elegidas con anterioridad. Y yo voy ejecutando, usando cooperas, sintetizadores, bases que he hecho en estudio y que me sirven para las improvisaciones”.

Esas imágenes suelen responder a “un criterio bastante cinéfilo, no como el video actual que es una catarata de imágenes. Aquí tomo 14 o 15 cortometrajes: cada uno de ellos tiene un carácter y un sentido en el todo. Y yo con la música lo refuerzo”.

El ex Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota (sí, claro, ya lo saben: es un histórico de la ya histórica banda) expresa “que de alguna manera, las imágenes me significan más que las palabras y pueden funcionar como interrogantes de la condición humana y sensaciones muy fuerte. Muchas veces sucede que pueden dar cifras de lo que pasa con el agua y otra cuando ves imágenes de derroches de agua, de tirar esa riqueza hacer un uso sin sentido. Una imágenes es más fuerte y por eso estoy bastante ligado expresarme con ellas”.

Focalizando en el aspecto musical, Dawi dice nutrirse “del funk, del blues, de músicas étnicas, del tecno. Son músicas que han estado y cuando salgo a tocar, están presentes. No de un modo ortodoxo sino desde lo antropofágico, desde lo que me he alimentado”. Y amplía: “No es todo improvisación, sino que tengo temas compuestos que son la base para improvisar. Siempre tengo músicos invitados como Miguel Rausch, eximio percusionista que va a estar en estos dos shows (el de anoche y el de hoy) y también trabaja con procesadores y herramientas tecnológicas. Además es actor”.

¿Decir o mostrar? Lo escénico cobra mucho valor para Dawi: “Estuve quince años con Dossaxos2, una forma muy intensa de trabajar la música escénica, la imagen y el sonido”. Esa asociación de sentidos no es nueva: “Muchas veces pensábamos en paisajes, en términos mas teatrales, en historias dramáticas. Y de ahí salen otras cosas.”

Consultado por Los Estrellados, su banda de rock “convencional”, informa que “estamos ensayando y trabando un poco en la interna, dejando descansar a los escenarios, armando un nuevo disco”. Y retoma el concepto: “Pero estoy trabajando más con la imagen y el sonido que con la letra, estaba abocado, en este momento las imágenes son más fuertes como manera. Además coincide que estoy haciendo un espectáculo con el “Semilla” Bucciarelli (ex bajista de Patricio Rey): en ese caso las imágenes las nutre él y su imaginario, que también nace de un elemento digital como el proyector con el que expande sus trabajos sobre mí mientras toco”. Y se ríe de su rol de “lienzo humano”: “Totalmente, trabajo de eso”.

Entonces el tema se vuelve ineludible: ¿cómo llevar ese asuntito de ser un ex Redondo? “Con bastante comodidad -responde relajado-. Con Semilla estoy haciendo esto y es un reencuentro muy feliz. Y con el Indio los encuentros que hemos tenido tras la separación han sido muy buenos: toqué con él en La Plata, participó en mi segundo disco. Y nos invitó para participar en el próximo. Se mantiene el vínculo. Pero cada uno está haciendo lo suyo y no es lo misma cotidianeidad”. Como cuando se separa alguien de su pareja, estar ocupado hace que se esté atado al pasado. Dawi asiente sonriente: “Sí, y como con una pareja, poder recordar sólo las peores partes o las mejores. Yo trato de recordar las mejores. Es eso lo que me pasa. Y en general el contacto que tengo es de mucho cariño: en las calles, en los mails. Sigue vivo de alguna manera. La verdad que es un lujo y me sorprende”.

Fuente: http://www.elargentino.com/nota-167284-Las-imagenes-son-mas-fuertes-que-las-palabras.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario