sábado, 3 de noviembre de 2012

A 20 años de la muerte de Tejada Gomez


Sábado | 03.11.2012 | Publicado en Edición Impresa:   Espectáculos

El legado vigente de un poeta que apostó por la integración  

El artista mendocino es recordado por la promoción de una estética integradora de la música nacional 

El poeta mendocino fue uno de los creadores, junto a Mercedes Sosa, del Movimiento del Nuevo Cancionero en 1963

El poeta mendocino Armando Tejada Gómez, de cuya muerte se cumplen hoy veinte años, promovió una estética integradora del mapa musical argentino tan distante del costumbrismo simplón como del acto mercantil que corroe el gesto artístico.

Escritor, poeta y locutor, Tejada Gómez no sólo alumbró canciones emblemáticas del patrimonio musical sino que interpeló ese linaje sonoro desde una mirada reflexiva e incómoda.

El Movimiento del Nuevo Cancionero, que fundó en 1963 junto con Mercedes Sosa, Fabián Matus y Tito Francia, entre otros, expresó aquella posición que cuestionaba “el folclore de tarjeta postal” y apostaba por “una toma de conciencia” que condujera hacia la comunión de los diferentes paisajes regionales.

En esa apuesta, el mendocino entregó obras como “Zamba del laurel” o “Chaya de la albahaca” (con Gustavo `Cuchi` Leguizamón); “Canción con todos” y “Canción de las simples cosas” (con César Isella) o “Zamba azul” y “Regreso a la tonada” (con Tito Francia).

Tejada Gómez nació el 21 de abril de 1929 en Mendoza y fue el penúltimo de 24 hermanos. Trabajó desde los 6 años y su afinidad con las letras se constituyó al margen del sistema escolar.

Mientras trabajaba como locutor y obrero, Tejada Gómez comenzó a componer con el mendocino Oscar Matus, con quien conformó una fructífera sociedad musical. En 1954, obtuvo su primer premio literario por su obra “Pachamama: poemas de la tierra y del origen”.

Tras el golpe de Estado del `55, Tejada Gómez inició un viraje en sus posiciones estéticas y políticas. Contaba que había cambiado su manera de escribir porque los obreros de la construcción le reprochaban que “escribía cosas que nadie entendía”. De a poco, la palabra de Tejada Gómez se acercó a la cuestión social.

En 1957 encontró en Mercedes Sosa, entonces una desconocida cantante tucumana , la caja de resonancia más potente para sus obras.

El primer álbum de Mercedes, “La voz de la zafra”, incluyó ocho canciones de Tejada Gómez. Fue el prólogo del Movimiento del Nuevo Cancionero, fundado en 1963, que proclamaba la falsedad de la oposición entre el tango y el folclore; abogaba por la integración de los ritmos regionales y rechazaba las manifestaciones puramente comerciales.

En ese espíritu, Mercedes Sosa lanzó en 1965 su álbum “Canciones con fundamento”, cuyo reconocimiento se disparó cuando Jorge Cafrune le cedió un espacio en el Festival de Folclore de Cosquín. El Movimiento del Nuevo Cancionero se irradió hacia América Latina, y sirvió de referencia a artistas como Lima Quintana, Gieco, Heredia, Farías Gómez y Leguizamón, entre tantos.

Tejada Gómez se ubicó siempre lejos de las comodidades. En 1967 fundó una peña, “Folklore 67”, que convocaba a músicos de estilos y lenguajes diferentes. Ese criterio unificador lo acompañó hasta la muerte, que lo alcanzó el 3 de noviembre de 1992.

El recuerdo de 51 artistas  

Con motivo de cumplirse los primeros 20 años de su fallecimiento, ByM acaba de editar un disco doble titulado “Armando Tejada Gómez” con la participación de 51 artistas invitados.

Este material discográfico está compuesto por 41 obras, incluyendo las grabadas en 1998 en el compacto del mismo nombre, interpretadas por relevantes artistas de América Latina y de todas las regiones de Argentina.

Muchos de los artistas que forman parte del flamante registro “Armando Tejada Gómez” representan a la nueva generación de músicos y cantores de Latinoamérica, a tono con la vigencia de la obra de este ilustre escritor, poeta y locutor mendocino, de cuya muerte hoy se cumplen 20 años.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario