sábado, 10 de noviembre de 2012

El Gato Peters, un narrador de costumbres


CULTURA /  El humorista se despide en La Plata de su espectáculo 2012, Monologato, este sábado en el teatro La Nonna. Antes, en charla con Diagonales.com, repasó sus años de estudiante en esta ciudad, sus comienzos profesionales y cómo hace para mantenerse siempre renovado en el escenario.

09.11.2012 | 18.39

Por Carolina Sirio.

“En La Plata estudié, me recibí y empecé con esta historia de lo artístico en las guitarreadas estudiantiles. De ahí en adelante siempre está bueno volver a La Plata por eso, por las saudades, más allá de que cambian los personajes y el escenario, el lugar es el mismo”, recuerda el Gato Peters en su paso por la ciudad, cuando llega para visitarla y hablar con los medios locales antes de su presentación de este sábado a las 21.30 en el teatro La Nonna (47 y 3). Allí presentará Monologato, su espectáculo 2012, que estrenó en el verano en Carlos Paz y con el que ganó el premio Carlos en la categoría Mejor labor humorística. 

–¿En esas guitarreadas de estudiantes, se imaginaba que en algún momento iba a estar frente a auditorios más grandes, como los que tiene hoy? 

–No, era un juego. Desde chico trataba de escribir sobre costumbres, a veces contemporáneas no siempre tradicionalistas. Y el día que vi a Landriscina, que estaba solo parado frente a un micrófono haciendo humor de parado con sólo un poncho al hombro y hablando más de una hora con la gente, ahí me di cuenta que esto de contar cosas podía ser un oficio. En La Plata, en mis épocas de estudiantes, venían chicos de todo el país a la Universidad, había un mosaico de cadencias, de ritmos, de tonadas. Y en ese paisaje, yo que no sabía cantar ni tocar ningún instrumento, por ahí me entreveraba contando cosas, recitando, y mi motivación era entrar gratis, que me dieran un vino o arrimarme a una chica. No había mucho más que eso, yo pensaba que me iba a recibir y que iba a ser un veterinario clásico. 

–¿Y se dedicó a ser veterinario? 

–Me recibí de veterinario, laburé un par de años en la actividad privada y después me metí a trabajar en la docencia, me hice un especialista en educación agraria, pero eso me permitió cultivar esto otro como una ocupación paralela y equilibrar muy bien los dos laburos. 

Así, el Gato Peters lleva ahora unos 35 años de profesión. “primero estuve como 10 años en La Plata, dando vueltas en lo que era el under de la movida estudiantil platense”, recuerda. Hasta que Fernando Bravo lo encontró animando una fiesta de la Promoción de Medicina en la República de los Niños y lo invita a trabajar en los grandes medios, en la radio y la televisión, haciéndolo su ahijado artístico. Ahí, en el año ’87, comienza su carrera profesional en los programas de Badía y Sofovich. Y continúa actualmente en Radio Continental, todavía con Bravo, con quien lo une “una relación de gran afecto”. 

–¿Cómo hace para ir renovándose a través de los años? 

–Eso es orden. Todos los años yo hago un espectáculo que son 25 hojas A4 de los dos lados, ese es el guión. Hago ese espectáculo todo el año y cuando llega fin de año lo grabo en una actuación en vivo y hago un disco, y me obligo en enero a estrenar un nuevo espectáculo para empezar a caminarlo por todo el país. Así llevo 19 discos, 19 espectáculos estrenados. Ese es el espectáculo en su máxima expresión, en el teatro; cuando va a un festival por ahí hace una parte de eso o combina lago de los dos últimos espectáculos o clásicos de antes. ES toda una técnica que uno va intuyendo. 

–¿Qué es lo que identifica a todos sus espectáculos? 

–El narrar costumbres. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario