jueves, 24 de junio de 2010

Fanny Navarro: La viuda "chivo expiatorio"

OTRA MIRADA

Si las demás estrellas del cine y el teatro nacional "jugaban" al peronismo por convicción, conveniencia y demostraban algo de timidez en sus expresiones, Fanny se tiró de cabeza a la causa del General; particularmente hacia la obra de la que llegó a ser su amiga personal y confidente: Eva Duarte.

Escribe: Omar Bello
24 de junio de 2010 

Si alguien la pasó realmente mal por su condición de artista peronista, esa fue la actriz Fanny Navarro. Claro que, un breve repaso de su accionar, hace difícil su encuadre dentro del rol de víctima pura.

Quizá quienes mejor sintetizaron la vida de esta mujer fueron César Maranghello y Andrés Insaurralde, autores del libro: "Fanny Navarro o un melodrama argentino".

La vida de quien habría sido una de las amantes más famosas de Juan Duarte, fue un verdadero melodrama. Aunque los autores son objetivos, hay un intento evidente por rescatar la carrera de Fanny y separarla de su militancia política.

A través de reportajes y artículos periodísticos, demuestran que la viuda más famosa del peronismo ya tenía una vida artística antes de su promocionada militancia; afirmación que, aún siendo verdad, relativiza su meteórico ascenso a partir de la llegada de Perón al poder y, muy probablemente, de su ya mencionada relación con el hermano de Evita.

De cabeza a la causa del General

Si las demás estrellas del cine y el teatro nacional "jugaban" al peronismo por convicción, conveniencia y demostraban algo de timidez en sus expresiones, Fanny se tiró de cabeza a la causa del General; particularmente hacia la obra de la que llegó a ser su amiga personal y confidente: Eva Duarte.

Lo curioso del caso es que semejante devoción le trajo problemas serios, incluso antes de que la llamada "Revolución Libertadora" derrocara al gobierno. ¿Por qué? Perón no la quería mucho y después de la muerte de su mujer empezó a ponerle palos en la rueda; situación que se agravó cuando falleció Juan Duarte quien, para el grueso de la sociedad, se había convertido en una especie de símbolo de la corrupción en Argentina.

"¿Cómo no he de estar segura de la recuperación de nuestro cine sabiendo que el general Perón lo ha prometido?", dijo en un reportaje a la revista "Caras y Caretas" (en los cincuenta se había convertido en una especie de símbolo propagandístico del justicialismo). De poco le sirvieron estas declaraciones, Perón y Apold (el poderoso funcionario de comunicaciones) le fueron soltando la mano.

Demostró su potencial actoral junto a Tinayre

Como casi todas las actrices de esa época, Fanny tiene algunos buenos trabajos y otros espantosos. "Deshonra", la película que dirigió Daniel Tinayre, esposo de Mirtha Legrand, muestra su interesante potencial actoral y, según las malas lenguas, inaugura la leyenda negra que la posiciona como una figura soberbia, histérica y borracha de poder que la llevó a colisionar con el también "difícil" marido de Mirtha.

De hecho, la partida posterior del "matrimonio Legrand" a España, país en el que la diva de los almuerzos filmó su único film en colores "Doña Francisquita", estuvo relacionada con los problemas que se generaron durante el rodaje de esa película. Fanny, que se presentaba a filmación con costosos tapados de piel, tenía cierta resistencia a participar en las escenas que se filmaron dentro de las catacumbas del entubado arroyo Maldonado en Buenos Aires; trabajo de iluminación y técnica que fue un alarde de modernidad en su momento. Parece que Tinayre prácticamente la "tiró" a esas catacumbas; "orden de dirección" que Fanny jamás le perdonaría.

Polémica por la película "Ay Juancito"

Hace pocos años, en el estreno de "Ay Juancito", película sobre la vida de Juan Duarte, se volvió a desatar una polémica sobre la vida de Fanny. ¿Por qué? A diferencia de los autores de la biografía mencionada más arriba, quienes señalan que Navarro fue una especie de novia oficial de Duarte y Elina Colomer habría sido su amante ocasional; el film de Héctor Olivera invierte los roles y aunque cambia los nombres para no tener problemas legales con los descendientes de ambas actrices, queda claro que Ivonne Pascal, papel interpretado por Leticia Brédice sería Fanny Navarro y Alicia Dupont (Inés Estévez), Elina Colomer.

Según el guión, Elina sería la novia oficial y Fanny la amante ocasional; mujer a la que Duarte no sólo maltrata sino que también acusa de haberle contagiado la sífilis.

Sea como sea, la vida de Fanny Navarro, que ya había empezado a hundirse a partir de las muertes de Eva y Juancito, en el año 55, con la caída del peronismo, entra en un verdadero espiral de decadencia.

Acoso de sus propios compañeros

A diferencia de otras figuras que también fueron prohibidas y castigadas, la Navarro sufrió el acoso de sus propios compañeros que la acusaban (según algunos sin razón) de haber sido una delatora del justicialismo que, personalmente, confeccionaba listas negras y se las entregaba a Evita.

Eso y su fama de "trepadora" hicieron que su nombre fuera sinónimo de mala palabra. Curiosamente, su aparente rival en los favores de Juan Duarte, Elina Colomer, pudo reponerse e incluso tuvo un éxito descomunal en televisión con la serie "La familia Falcón". En parte fue un poco de estrategia (era menos obvia y pasional que Fanny) y también recibió la ayuda de su hermana, la famosa periodista Mendy que tenía una gran ventaja: había sido jefa de prensa de la opositora Unión Democrática que perdió las elecciones frente a Perón.

Hostigamiento, falta de trabajo e intentos de suicidio

Lo cierto es que Fanny Navarro se convirtió en el chivo expiatorio del peronismo hasta su muerte. Hizo algunas películas menores en los sesenta y terminó con un pequeño papel en un film de Isabel Sarli; situación humillante para una actriz que, con las limitaciones de las estrellas de la época, tenía verdadera formación y había llegado lejos.

El constante hostigamiento y la falta de trabajo (llegó a pasar hambre) la fueron conduciendo por el camino de la locura. Tuvo muchos intentos de suicidio; quizá el más conocido de todos ocurrió en los estudios del viejo Canal 9 cuando, después de que varias compañeras de elenco la insultaran, corrió a la calle e intentó tirarse debajo de un auto.

Enferma de dolor y tristeza, falleció a los 51 años, en 1971. En una entrevista que le hizo la revista Radiolandia cuando recién empezaba declaró: "La primavera es la época del año que me parece más digna de ser vivida". No hubo muchas primaveras en su corta vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario